martes, 2 de octubre de 2007

HISTORIA DEL REFRIGERADOR – DATOS RELEVANTES

Un refrigerador es cualquier tipo de recinto o recipiente, como una caja, un mueble o un cuarto, cuya temperatura interior es mantenida sustancialmente menor que la del ambiente que lo rodea.

El término “refrigerador” fue acuñado en 1800 por Thomas Moore, ingeniero de Maryland, EU. Era lo que hoy llamaríamos una hielera, consistía en un tina de cedro, aislada con una piel de conejo llena de hielo, que rodeaba un contenedor metálico. Moore la diseñó para transportar mantequilla a la cercana capital, Washington D.C.

En 1800, el londinense Michael Farady licuó amoníaco para provocar enfriamiento. El moderno sistema de refrigeración opera con un concepto adaptado de los experimentos de Farady. Involucra la compresión de un gas hasta convertirlo en un líquido que absorba el calor. Al hacerlo, vuelve a convertirse en gas.

En 1805, el inventor estadounidense Oliver Evans diseñó la primera máquina refrigerante. Diez años después, su compatriota el Dr. John Goorie, un médico de Florida, construyó un refrigerador basado en el diseño de Evans para hacer hielo que enfriara el aire para sus pacientes de fiebre amarilla

El ingeniero alemán Carl von Linde patentó en 1876 el proceso de licuar el gas, básico en la tecnología de la refrigeración. Modificando un modelo industrial que había diseñado para la fábrica de cerveza Guinness en Irlanda, fabricó el primer refrigerador doméstico mecánico.

Durante todo el Siglo XIX, numerosas personas trataron de diseñar refrigeradores mecánicos. Los esfuerzos de los científicos habían puesto en claro que si se licuaba un gas y luego se le dejaba evaporar, su temperatura descendería y también la de cuanto le rodeara. Si se condensaba entonces el vapor mediante presión y se le dejaba evaporar de nuevo, una y otra vez, el calor sería bombeado fuera del refrigerador, al aire circundante.

La refrigeración es el proceso de remover el calor de un espacio cerrado o de una sustancia para bajar su temperatura. Un refrigerador usa la evaporación de un líquido para absorber calor. El líquido o refrigerante usado se evapora a una temperatura extremadamente baja, creando temperaturas heladas en su interior.

Todo está basado en la Física: un líquido es rápidamente vaporizado mediante la compresión, el vapor que se expande requiere de energía cinética o de movimiento y la toma del área inmediata, que pierde energía y se enfría. El enfriamiento causado por la rápida expansión de los gases es el principio de la refrigeración actual.

Los primeros refrigeradores eran voluminosos e incómodos y el amoníaco era una sustancia corrosiva y tóxica, por lo que sólo se utilizaban en la industria o para la producción de hielo. Se necesitaron años de perfeccionamiento antes de que resultaran prácticos y de uso casi universal en los hogares.

El uso del refrigerador en el hogar comenzó en el siglo XX. Uno de los primeros refrigeradores caseros fue una unidad inventada por un monje francés que presentó la compañía General Electric en 1911.

Los modelos Kelvinator y Servel estuvieron entre las dos docenas de refrigeradores caseros que fueron introducidos en el mercado estadounidense en 1916. Cuatro años después, el número había aumentado a más de 200.

Los compresores funcionaban generalmente mediante bandas unidas a motores localizados en el sótano de la casa o en una habitación contigua a la cocina, por lo que se requería de un enorme espacio disponible.

En 1918, Kelvinator introdujo el primer refrigerador con un control automático. En 1923, Frigidaire presentó la primera unidad compacta. Los gabinetes de acero y porcelana comenzaron a salir al mercado a mediados de los años veintes.

En esta década se usaban los refrigeradores a combustión, especialmente diseñados para aquellos lugares que no poseían electricidad, que aún no estaba al alcance de todos los hogares.

Hasta 1929, los refrigeradores usaban gases tóxicos como amoníaco, cloruro metílico y dióxido sulfúrico como refrigerantes. Hubo muchos accidentes cuando alguno de ellos se filtraba fuera del aparato.


Tres corporaciones de Estados Unidos colaboraron en una investigación para desarrollar un método menos peligroso de refrigeración; sus esfuerzos llevaron al descubrimiento del gas Freón. En muy pocos años, los refrigeradores con compresores que usaban el Freón se convirtieron en el estándar para casi todas las cocinas del mundo.

En los treintas, los consumidores conocieron los congeladores cuando aparecieron en el mercado los primeros refrigeradores eléctricos con compartimientos para cubos de hielo.
Aunque mucha gente comenzó a almacenar comida congelada, la producción masiva de los refrigeradores modernos no empezó hasta después de la Segunda Guerra Mundial.
La tecnología de refrigeración tuvo innovaciones en los años cincuentas y sesentas como el descongelado automático y las primeros modelos para hacer cubos de hielo.

El medio ambiente se convirtió en una prioridad durante los años setentas y ochentas, cuando el científico mexicano Mario Molina y su colega el estadounidense Sherwood Rowland descubrieron que los clorofluorocarbonos o CFCs como el Freón se habían estado acumulando en la atmósfera y su uso ponía en peligro la capa de ozono de todo el planeta.

Publicaron sus resultados en la revista Nature en junio de 1974. Los años siguientes fueron agitados, ya que decidieron comunicar el problema de los CFCs y el ozono no solamente a otros científicos, sino también a la comunidad política y a los medios de comunicación. Pensaron que era la única manera de asegurar que la sociedad tomara las medidas necesarias para aliviar el problema.
El Protocolo de Montreal de 1987 sirvió como un acuerdo internacional para eliminar paulatinamente dichas sustancias en todo el mundo y a partir de la década de los noventas, todos los refrigeradores y aparatos de aire acondicionado usan refrigerantes menos dañinos para el ambiente y que también los hacen más eficientes en su consumo de energía. Fue un ejemplo de que es posible que la humanidad resuelva los problemas que ella misma genera.

Hoy en día, el refrigerador es el aparato electrodoméstico más usado del mundo y está presente en prácticamente todos los hogares de países desarrollados. Es sin duda uno de esos “milagros” de la modernidad que puede cambiar totalmente la vida.
Sin refrigeración, tendríamos que salir diariamente a buscar alimentos frescos, no podríamos disfrutar de pescados y mariscos si vivimos lejos del mar o de helados, quesos, yogures y otros productos lácteos que se producen en lugares lejanos, además de que estaríamos desperdiciando una gran cantidad de comida al tener que tirar las sobras, en lugar de guardarlas para un sabroso “recalentado”.

Y ahora resulta que un hombre en Clayton Georgia se dedica a restaurar estos viejos refrigeradores y venderlos, tiene lista de espera, de hasta 6 meses y los precios van de $2500 a $ 6500. Este es el modelo 1949 Westinghouse























6 comentarios:

Camila dijo...

El texto me resulto muy útil, mi hermano pequeño realiza un trabajo para el colegio y en pocos lugares aparece todo explicado con tanta claridad...

muchas grácias

valeria dijo...

hola me gusto demaciado la informacion yo tengo que hacer un trabajo sobre esto

jorge larenas espinoza dijo...

la wea fome jil

jorge larenas espinoza dijo...

Blogger Camila dijo...

El texto me resulto muy útil, mi hermano pequeño realiza un trabajo para el colegio y en pocos lugares aparece todo explicado con tanta claridad...

muchas grácias

12 de marzo de 2008 18:45
Blogger valeria dijo...

hola me gusto demaciado la informacion yo tengo que hacer un trabajo sobre esto

24 de junio de 2009 14:24
Blogger jorge larenas espinoza dijo...

la wea fome jil

27 de septiembre de 2012 07:42
Suprimir pd son weones y tontos culiaos se les qere jil

IaN AlarcoN dijo...

Hola ... Gracias por el trabajo realizado .. trabajos como estos son los que merecen reconocimiento ..:::: ; )

Tutomaticas dijo...

Excelente reseña! muchas Gracias. Me puse a investigar sobre los refrigeradores por pura curiosidad. Y textos como estos son los que te sacan rápidamente de dudas.